Pablo H. Paladino

The pledge (2001)

🎬 Sean Penn | IMDB

Pasión por la presa

alt

“¿Te vas a ir de tu propia fiesta?” le preguntan al detective Jerry Black mientras se abriga para salir al frío de Nevada. “Aún me quedan 6 horas de policía”, responde. Un desagradable descubrimiento interrumpe la celebración con motivo del retiro de Jerry: Una niña de 7 años fue encontrada brutalmente asesinada dentro de su jurisdicción.

Jerry (Jack Nicholson) saldrá de viaje a México pronto y se convertirá finalmente en un policía retirado. Pero lejos de estar aliviado, su sentido del deber le impide hacer oídos sordos a este llamado y acompaña a sus (casi) ex-colegas a investigar la escena del crimen.

El veterano detective es el elegido para comunicar la desgarradora noticia a la familia de la niña. La madre, estrujada de dolor, le hace prometer al policía que encontrará al culpable. Esta promesa dará comienzo a un periplo que llevará a Jerry a obsesionarse completamente con el caso mientras sale a pescar y finge estar retirado.

El multipremiado actor Sean Penn, en este caso en el rol de director, demuestra una notable visión para convocar colegas. Durante la secuencia inicial de títulos, el espectador quedará impresionado con los nombres que aparecen allí, además del mencionado Jack Nicholson: Patricia Clarkson, Aaron Eckhart, Benicio Del Toro, Robin Gayle Wright, Mickey Rourke y Helen Mirren, entre otros.

Es importante recordar que la película se estrenó hace más de 20 años, en 2001, por lo que la mayoría de estos nombres no eran las brillantes super estrellas que son en la actualidad, sino más bien apenas unas luciérnagas ganándose un lugar en el deslumbrante Hollywood.

Por fortuna, Penn y Nicholson, probablemente motivados por su experiencia como actores, hacen que volar cerca del sol no sea una misión suicida. Ambos saben eclipsarse para permitir a los demás tener su momento: cada actor y actriz partener tiene al menos una escena en donde gozan de la mayoría de los planos y líneas de diálogo, incluso más que el protagonista. Esto no es casualidad y entrega una variedad a la película que la vuelve muy atractiva.

La fotografía se destaca por contener encuadres tan trabajados como variados (exteriores e interiores, persecuciones y diálogos íntimos, paisajes solitarios y muchedumbres, etc) que funcionan bien en todos los casos con el tono detectivesco de la película. La edición de algunas tomas aéreas que se funden entre sí pretenden ser conectores entre pasajes de la historia, en muchas oportunidades sin éxito por ser demasiado largas.

El personaje de Nicholson tiene dos grandes pasiones: su trabajo como detective y la pesca en agua dulce. Parecieran ser actividades sin relación entre sí pero tienen mucho más en común de lo que uno cree: en ambas se requiere crear un plan, elegir lugares, tener los ojos bien abiertos, no subestimar pequeñas señales, ser obstinado y por sobre todo contar con mucha paciencia.

A pesar que todos le digan lo contrario, Jerry no puede dejarlo pasar ni olvidarse del caso. Ese es el camino que Penn nos invita a recorrer: una búsqueda que no se puede soltar como aquel pejerrey de buen kilaje que se niega a salir a la luz. Dos horas y cuatro minutos de buscar y esperar, sin desesperar.

Un acto final muy concreto (y quizás algo apresurado) sólo nos deja en claro una cosa: Jerry siempre querrá salirse de su propia fiesta si hay algo que lo incomoda. Incluso cuando parezca feliz y en calma, él estará mirando la boya flotar buscando el más mínimo signo de movimiento para capturar su presa.

Pablo H. Paladino - Curso de Crítica 2021

@palamago

Trailer:

Trailer


about 1 month ago

Pablo H. Paladino